Tasa de abandono escolar en el sector público aumentó entre 2012 y 2014

SANTO DOMINGO. El sistema educativo dominicano tiene un reto: hacer un esfuerzo mayor para retener a los estudiantes en las aulas.

Según la “Rendición de Cuentas 2015”, que realizó la pasada semana el ministro de Educación, Carlos Amarante Baret, la tasa de deserción escolar entre estudiantes de básica y media aumentó entre los años escolares 2012-2013 y 2013-2014, a pesar del avance de nuevas modalidades educativas como la Jornada Escolar Extendida, que abarca ocho horas de docencia al día.

De acuerdo a la publicación, para 2012-2013 el abandono escolar en el nivel básico se situó en 2.60 %, y para 2013-2014 se incrementó a 2.98 %. En el área de media ocurrió lo mismo.

De 5.70 % que se registró en el año escolar 2012-2013 pasó a 6.40 % en 2013-2014. El informe no establece la razón del incremento.

Sin embargo, un boletín estadístico de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) del año pasado, que analiza la deserción escolar en el país, revela que la mayor causa es por motivos económicos, y encuentra una relación directa entre deserción y pobreza.

Así, la provincia con la mayor tasa de abandono a nivel primario es Pedernales (en la frontera con Haití) con 13 %, mientras San Juan presenta el mayor porcentaje de deserción en la secundaria, con 9.1 %.

En su boletín, la ONE indica que uno de los mayores desafíos de la República Dominicana es evitar que los niños abandonen la escuela antes de finalizar la escuela básica y “disminuir lo más posible la deserción en el ciclo medio”.

También la repitencia

Conforme al documento de rendición de cuentas del Ministerio de Educación, la tasa de repitencia es mayor entre los estudiantes de media, que en los de básica. De 2012-2013 a 2013-2014, la tasa de estudiantes que se “quemó” pasó de 10.80 % a 11.20 % en el nivel medio. En básica, en cambio se redujo. De 8.60 % que estaba en 2012-2013 bajó a 8.08 % en el año escolar 2013-2014.

La ONE sugiere “crear y aplicar nuevos programas que involucren más, tanto al personal docente como a los padres, y que garanticen la retención de niños, niñas y adolescentes en el sistema”.