Muere uno de los heridos por explosión en planta Gas Licuado de Petróleo, mientras crece temor a nuevos derrumbes

SANTO DOMINGO. La noticia del fallecimiento de una de las seis personas que permanecían en la Unidad de Quemados que funciona en el hospital Ney Arias Lora por las quemaduras sufridas durante la explosión de una envasadora de gas cayó como si se tratara de otro estallido en el lugar del hecho.

El comentario de la muerte de Eddy D’Oleo, de 40 años, se regaba como el propio Gas Licuado de Petróleo que el martes despertó a todos los vecinos del sector La Esperanza, en Los Ríos, Distrito Nacional.

El panorama es cada vez más inquietante para quienes tratan de registrarse en una lista de reubicación que maneja el presidente de la junta de vecinos de la comunidad, Luis Alfredo Arnaud, junto a otros dirigentes comunitarios.

A pesar de que les está llegando ayuda por diferentes vías, señalan que la prisa ahora es por irse de la zona, a causa del temor a que las viviendas ubicadas alrededor de la estación, las cuales presentan grandes grietas, colapsen sin que puedan ser alertados, como ocurrió el día de la tragedia, cuando fueron puestos sobreaviso por el olor, el ruido y la alarma colectiva que se generó.

“Uno no sabe cuándo cualquiera de estas casas le puede caer encima a uno” expresa Lenny Pereira, quien tiene 14 años residiendo en La Esperanza, y cuya vivienda aún permanece inhabitable por la destrucción que presenta.

Otros afectados, como Ramona Castillo, con visible preocupación en su rostro, dice que no ha tenido ningún momento de tranquilidad desde que ocurrió el hecho.

“Yo cocino entrando y saliendo de la casa, por no quedarme ahí” relata Ramona, mientras lamenta que las grietas de las paredes se hacen cada día más grandes.

El sector

Residentes fundadores del sector señalan que el mismo comenzó a formarse entre los años 1989 y 1990 por personas que llegaron desde distintas barriadas del Distrito Nacional, mientras que la estación de gas fue instalada en 1993.

Compromiso

La empresa propietaria de la estación expendedora de GLP, Sol Gas, ubicada en Los Ríos donde ocurrió la explosión, anunció mediante comunicado publicado ayer que asumirá los daños generados por el siniestro.

El fallecido

Eddy D’Oleo, de 40 años, quien tenía el 40% de la superficie corporal quemada, murió a consecuencia de un edema pulmonar agudo, según reportó el Hospital Traumatológico Ney Arias Lora.

D’Oleo trabajaba de taxista, y residía en la edificación de tres niveles que colapsó el martes.

Según las versiones que circulan en la barriada, el hombre había conducido a su esposa e hija a un lugar seguro, y retornó para auxiliar a otros vecinos, siendo sorprendido por la explosión.

Estado de los heridos

Ayer fueron intervenidos quirúrgicamente Felipe Vinicio Morel, de 63 años y Marina Álvarez, de 52, los cuales continúan en estado crítico, y requerirán otras cirugías. Mientras que Elvin Alfredo Valerio, de 30 años; Denny Álvarez, de 28 Ramón Antonio Lugo, de 25 permanecen en el mismo estado, y serán intervenidos el martes.

regulaciones

El Ministerio de Industria y Comercio (MIC) instruyó al Instituto Dominicano para la Calidad (Indocal), a revisar el reglamento número 2119, sobre regulación y uso de Gases Licuados de Petróleos (GLP), el cual data del 29 de marzo del año 1972, a los fines de su actualización.

El MIC tiene registradas en el gran Santo Domingo unas 254 distribuidoras de GLP, las cuales, como todas las que operan en el país, tienen establecida como distancia mínima entre ellas e inmuebles residenciales apenas entre 15 y 30 metros.