Juguetes activan el comercio previo al Día de Reyes

SANTO DOMINGO En la víspera de la celebración del Día de los Santos Reyes Magos la venta de juguetes y distintos tipos de regalos ha vuelto a dinamizar el comercio y el flujo de personas hacia las jugueterías y otros establecimientos.

Bicicletas, pelotas, muñecas, carros a control remoto, videojuegos y figuras que encarnaban personajes de Disney o superhéroes eran las principales adquisiciones de los compradores en establecimientos de Villa Consuelo y cadenas de tiendas de juguetes.

“Durante toda la temporada hemos estado colocando ofertas”, destacó Joaquín Bidó, gerente de una sucursal de la cadena de tiendas El Mundo del Juguete, una de las principales jugueterías del país y a cuyos establecimientos acuden miles de personas cada año en busca de regalos para los niños con motivo de la celebración católica, que fue adelantada para el próximo lunes 4 por disposición del Ministerio de Trabajo.

“Vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, e incienso y mirra”.

Este tipo de establecimientos también ha hecho acuerdos con algunos bancos comerciales para facilidades de financiamiento en la adquisición de juguetes.

Muchos de los comercios, formales e informales, trabajarán en horario corrido, ya que el número de clientes se incrementa el día anterior al Día de Reyes.

También en las calles, algunas esquinas fueron ocupadas por vendedores ambulantes que aprovechan el flujo de compradores para realizar sus ventas.

Historia

Conforme al relato la bíblico en el Evangelio de San Mateo “unos magos vinieron de oriente a Jerusalén” guiados por una estrella que indicaba el nacimiento de Jesús en Belén y pidiendo permiso a Herodes, rey de Judea, prosiguieron el camino hacia el lugar donde indicaba el astro.

“La estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que, llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño”, cuenta el Evangelio de Mateo en el Nuevo Testamento.

Una vez allí, los magos –no tres-, narra el relato, ingresaron en la casa “vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, e incienso y mirra”.

De este relato, subyace la tradición de regalar juguetes a los niños para el período posterior al Año Nuevo, ubicándose en el Día de los Reyes Magos.