El deseo de llevar su vida al cine delató a “El Chapo”

La intención de rodar una película y su salida de las entrañas del Triángulo Dorado fueron dos aspectos clave que llevaron a la recaptura este viernes del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Las fuerzas de seguridad estrecharon el cerco a quien es considerado como el narcotraficante más poderoso del mundo en octubre pasado, tras un fallido operativo de captura del que salió herido en el rostro y una pierna.

“En el mes de octubre, elementos de la Marina de México llevaron a cabo un operativo con el objetivo de capturar al delicuente (…) lo ubicó un helicóptero, sin embargo, el delincuente iba acompañado de dos mujeres y una niña, por lo que se decidió no accionar armas de fuego para no poner en riesgo sus vidas”, relató la procuradora general de México, Arely Gómez, en una conferencia.

“Otro aspecto importante que permitió su ubicación fue el haber descubierto la intención de Guzmán Loera de filmar una película biográfica, para lo que estableció comunicación con actrices y productores”, agregó antes de que el fundador del cártel de Sinaloa fuese presentado a la prensa vestido con camisa y pantalón azul.

En ese operativo, las autoridades apresaron a siete colaboradores del capo de la droga, que brindaron información “útil y relevante”.

En las entrañas del Triángulo Dorado

En ese momento, “El Chapo” optó por adentrarse en el Triángulo Dorado -considerada su zona de influencia y conformada por los estados de Sinaloa, Chihuahua y Durango.

Allí, redujo sus elementos de seguridad y limitó sus comunicaciones, contó la procuradora. Pero en diciembre, el hombre por el que la DEA de Estados Unidos ofreció 5 millones de dólares cambió de estrategia, buscando guarecerse en una zona urbana.

Fue entonces que “durante el seguimiento a diversos integrantes del círculo cercano de Guzmán Loera se identificó a una persona que se especializaba en la construcción de túneles, de quien se tuvo conocimiento estaba condicionando diversas viviendas en los estados de Sinaloa y Sonora”, detalló Gómez.

El narcotraficante escogió un domicilio en la ciudad de Los Mochis, en Sinaloa. Allí “se montó un operativo de vigilancia por espacio de un mes. A partir del 6 de enero se comenzaron a observar movimientos inusuales dentro de la rutina diaria de ese domicilio, destacando el arribo de un vehículo en la madruagada del 7”, agregó.

Los trabajos de inteligencia ayudaron a determinar que, en efecto, en el interior de ese domicilio de encontraba la persona más buscada del país. “Tras una planeación oportuna, la madrugada del día de hoy se puso en marcha un operativo de las fuerzas federales. Al arribar al domicilio los elementos fueron agredidos con disparo de arma de fuego de grueso calibre desde el inerior, por lo que se repelió el ataque, resultando herido un elemento de la Armada y perdiendo la vida los agresores”, explicó la funcionaria.
Huida por los drenajes

Al verse acechado por los efectivos de seguridad, “El Chapo” huyó por su lugar de escape preferido: un túnel. Junto a su jefe de seguridad, Orso Iván Gastelum, corrió por los drenajes de Los Mochis, una ciudad costera del Pacífico mexicano.

Cortesía de Línea Directa Portal

Pero las autoridades habían anticipado que esta sería su vía de escape.

“En esta operación, persecución, el personal naval siguió por el interior de los túneles y red de drenaje a los dos prófugos, quienes al verse en esa condición de huida abrieron una alcantarrilla para salir a una avenida y posteriormente huir en vehículos”, contó Gómez.

“Ante la alerta por el robo de los automóviles, efectivos de las fuerzas federales implementaron un dispositivo para dar con el paradero de las unidades y detener a los delincuentes”, continuó.

Identificaron a un vehículo en la carretera Los Mochis-Navajoa, el que fue intercepado con los dos prófugos dentro.

“Con el objetivo de asegurar a los delincuentes y proteger la integridad de los elementos, éstos se trasladaron a un motel cercano para esperar resfuerzos. Pocos minutos después fueron trasladados al aeropuerto de Los Mochis y, posteriormente, a la Ciudad de México”, concluyó la procuradora.