En el Día Internacional de la Mujer, conoce tu tiroides

SANTO DOMINGO. El Día Internacional de la Mujer es una conmemoración de naciones en todo el mundo que celebra los logros de la mujer en su lucha por participación en la sociedad; fue instituido el 8 de marzo por Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1977.

La mujer moderna carga con ocupaciones y responsabilidades que en ocasiones le distraen de cuidar lo más importante, a sí misma, y buena parte de la estabilidad de la salud, tanto en el hombre como en la mujer, se debe a la tiroides.

Aunque sea sólo una glándula pequeña en la garganta, la tiroides es responsable de producir la hormona tiroidea que regula tu metabolismo, temperatura y ritmo cardíaco.

Se localiza en la parte frontal del cuello, encima de la tráquea y puede pesar entre 15 y 30 gramos en el adulto. Tiene la forma de una mariposa porque posee dos lóbulos situados a los lados de la tráquea unidos por una franja más estrecha.

Resulta sorprendente cuando se descubre que una cosa tan pequeña en nuestro cuerpo puede tener tanta influencia, especialmente cuando deja de funcionar correctamente.

La doctora Dolores Mejía, endocrinóloga, explica cómo funciona la tiroides, lo que aporta al organismo y cómo su inestabilidad puede causar consecuencias importantes.

Si la tiroides de pronto está fuera de control puede ser por dos razones, vuelve hiperactiva o disminuye su ritmo, según explica Mejía, presidenta de la Sociedad Dominicana de Endocrinología y Nutrición.

Esa entidad está desarrollando la campaña “Conociendo tu tiroides” con el objetivo promover la cultura de evaluación periódica de tan importante órgano.

La Sociedad llama a la incorporación del tamizaje tiroideo para los recién nacidos y la evaluación tiroidea de toda embarazada.

Alteraciones de la tiroides

Los síntomas asociados a un trastorno de la glándula tiroides se manifiestan de modo muy sutil, sobre todo en las fases iníciales.

Pueden ser síntomas poco específicos como piel seca, caída del pelo, discreto aumento de peso, estreñimiento, fatiga.

Eso puede confundir tanto al paciente como al médico que buscan trastornos más leves fuera del origen verdadero, la tiroides.

Cuando las glándulas producen más o menos hormonas de las que el cuerpo necesita se produce una disminución o aumento del metabolismo, dependiendo del caso.

La baja de secreción de hormonas tiroideas se llama hipotiroidismo; en cambio, cuando hay producción en exceso manifiesta el hipertiroidismo, que a su vez generaría un aumento metabólico considerable.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los desórdenes endocrinos están entre las 10 principales causa de muerte entre los jóvenes del mundo.

La doctora Mejía señala que el consumo regulado de yodo ayuda a que la glándula tiroides esté apta para la producción de las hormonas tiroideas

La falta de yodo, a su vez, no le permite a la preciosa glándula hacer su trabajo, la necesidad de captar yodo, lo que generará desórdenes a nivel del cerebro.

Si no hay el yodo necesario en la dieta, la tiroides aumente su tamaño para la captación de una mayor cantidad de yodo en presencia de una baja concentración del mismo en el organismo, el llamado bocio.

En la actualidad muchas personas sufren problemas relacionados con la glándula tiroides y ni siquiera lo sabe, según afirma la endocrinóloga presidenta de la entidad que agrupa a los endocrinólogos nacionales.

Factores como una obesidad frecuente o la misma incapacidad de lograr perder peso, pueden indicar un funcionamiento incorrecto de la glándula de la tiroides.

“Puede ser un problema grave si no se detecta a tiempo o si no se trata adecuadamente”, expresa la especialista.

La especialista resalta la importancia de encontrar esos problemas de tiroides en un momento precoz, controlar el funcionamiento de esa glándula, y recuperar un estilo de vida normal.

Aconseja consultar al médico con regularidad, y entender que la medicina preventiva es mucho mejor que tener que curar o tratar de revertir una condición.

Señala que las consecuencias emocionales pueden ser importantes, pero se reducirán si se cuenta con un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado.

Las hormonas que produce la tiroides regulan nuestro organismo, influyen en nuestro sistema nervioso y controlan nuestro cerebro. La capacidad de memoria y atención, la activación mental y el estado de ánimo fluctuarán cuando exista un desajuste en la hormona tiroidea.

“Conseguirás sentirte bien, normalizarás tu vida y aprenderás a vivir con la medicación, si la necesitas”, señala la especialista.

Señala que cada persona que vive con un problema tiroideo lo experimenta de un modo diferente y no necesariamente tendrá todos los síntomas ni sufrirlos con la misma intensidad, lo que hace más importante ir al médico aunque no se sienta nada.

“Se puede aprender a convivir con la disfunción tiroidea, solo hay que afrontar los cambios con actitud positiva”, anima Mejía.

Los chequeos rutinarios tienen más ventajas que desventajas. No hay que dudar ni poner excusas, haz una cita hoy con tu médico y dedícate a ese ser especial que estará contigo la vida entera.

Recomendaciones

Cualquier persona puede padecer una disfunción tiroidea.

Ponte en contacto con tu médico para iniciar el tratamiento.

Saber reconocer los síntomas y abordarlos de manera adecuada

Reconoce y acepta la nueva situación

Evita centrarte en exceso en los cambios físicos

Comprende que algunos cambios son temporales

Afronta los cambios con optimismo

Ojo con los síntomas

Sentimiento de tristeza o depresión

Estreñimiento

Dormir demasiado

Pérdida de cabello y piel seca

Aumento repentino de peso

Poco interés sexual

Dolor muscular

Corazón agitado

Dispersión mental

Alta presión arterial

En el Día Internacional de la Mujer, conoce tu tiroides