SANTO DOMINGO. No recuerdo la primera película que vi de este camaleónico actor español, ni tampoco llevo cuenta de la cantidad de Goyas o Conchas de plata que ha recibido, solo sé que cada vez que su rostro inunda la pantalla, le creo todo lo que dice. Luis además es cantante de rock y muy bueno.

Nos hacemos amigos, la vida, hizo que coincidiéramos en uno de sus estrenos en mi país, y lo adopté de inmediato, descubro que es mucho más pequeño de lo que luce en la pantalla y mucho más joven, solo con el paso de las horas logro que se suelte y seamos los amigos de toda la vida.

¿Qué te parece si nos vamos a la playa?

¿A qué hora? –responde

Vamos en el carro rumbo a Guayacanes a la casa de José María Cabral, un día espléndido. El sol del Caribe se desparrama con violencia y la alegría de los amigos que vamos en mi carro es suficiente para llenar de esperanza cualquiera de los mundos.

Me gustaría hacerte una entrevista y no veo otro momento que ahora, mientras vamos en el trayecto, ¿te parece? Lo que tú quieras –me dice sonriente-, y a continuación el diálogo entre amigos tal cual.

¿Qué significa para ti ser actor?

Joder, qué pregunta tan complicada, por qué no me lo pones más fácil y me preguntas por mi fecha de nacimiento… risas. Para mí ser actor es toda mi vida, todos los ámbitos de mi vida. Todo lo que hago como profesional está tan íntimamente unido al resto de las facetas de mi vida y esto es un ejemplo, este coche, esto se produce porque soy actor y entonces pasan cosas como éstas…

— ¿Cómo manejas la inestabilidad de tu profesión?

Ese es el resumen de la vida de un actor, nosotros los actores andamos buscando que nos quieran continuamente, buscamos la aprobación, que nos llamen, que nos pidan que hagamos cosas, el actor vive en un constante examen al público, es un ejercicio que hago para manejar este ego, esta vanidad, manejarla de la manera más sana posible. Cuando es la vanidad la que te maneja es cuando comienzan los problemas y es donde uno tiene que tener cuidado.

— ¿Has tenido una vida fácil o te ha tomado tiempo ser lo que eres hoy?

Me tomó tiempo, pero lo tuve muy claro desde el principio, sabía lo que quería hacer y cómo quería hacerlo. Tome la decisión de quedarme en Galicia, hacer pequeños trabajos como actor aunque fuera un trabajo de “clown” o de animación en espectáculos privados, bodas, bautizos comuniones porque me parecía que era igualmente importante para la disciplina de un actor, nunca fui muy elitista en ese sentido, pensé que ir a una escuela de interpretación no era lo estrictamente necesario para aprender el oficio.

“Para mí el éxito es hacer cosas en las que creas profundamente y si eres más o menos bueno y muy trabajador puedes lograrlo”

— ¿Siempre quisiste ser actor?

Sí, no fui consciente hasta la adolescencia, ya dentro de la misma familia comenzaban a pedirte que hicieras cosas, que imitaras a actores de tal o cual película, hiciera este número de baile y entonces te das cuenta, coño, que eres el único de los primos que lo hace.

— ¿Y cómo manejas el éxito?

Lo manejo como puedo, a mí me cuesta manejar el éxito, sé que no es mi medio natural, tampoco hago mucho, no me prodigo demasiado, una ventaja que tengo es que no me gustan demasiado los saraos, no voy demasiado ni a fiestas ni cosas por el estilo, prácticamente a nada, voy al estreno de mis pelis porque tengo que estar, pero si no, tampoco y con los amigos, los frecuento muy poquito y porque lo pactamos entre el grupo…, acordamos cuidarnos e ir a lo estrictamente necesario de cada uno y ese pacto lo mantengo con algunos amigos y funciona, bueno por lo menos a mí me ayuda a llevarlo.

— ¿Qué representa un escenario para ti?

Yo en un escenario soy feliz, no me pongo nada nervioso, lo que no soy feliz es cuando bajo y estoy tomando una copa en un coctel, yo ahí no soy actor, no sé qué voy a hacer.

— ¿Y la relación con tus amigos, con tu familia?

Mi familia es la toma de tierra total, mis padres y mi hermana, sus actitudes no han cambiado para nada desde que ha pasado todo lo que ha pasado, mis padres son de un ámbito rural total, son casi analfabetos, mamá escribe prácticamente su nombre, su firma muy escasamente y mi papá, un poquito más, por los trabajos que tuvo que desempeñar y lee y tal, pero digamos mi casa no es un ambiente cultural, vivimos de manera muy sencilla, mi casa es pequeñita, vivo en Santiago, tengo muy pocos gastos.

— ¿Dónde ubicas el éxito en tu vida?

No sé si soy un perfeccionista, pero me gusta verme y ver que lo que hago está bien hecho, lo contrario no lo acepto… tengo un sentido de la responsabilidad demasiado agudo, a veces creo que no es muy sano… para mí el éxito es hacer cosas en las que creas profundamente y si eres más o menos bueno y muy trabajador puedes lograrlo.

—¿Eres un hombre feliz?

Feliz con lo que hago sí, ahora en la vida es más complicado darte esa respuesta, porque este oficio es demasiado absorbente y no es fácil mantener el equilibrio, pero he dejado de lado muchas cosas que tienen que ver con lo personal porque este trabajo desubica mucho.

—El día que no puedas seguir como actor, ¿cómo te imaginas?

Tengo una fantasía…tener una casita en el medio del bosque, me da igual el monte o país que sea.

—¿Te ves solo o acompañado?

Me veo solo, pero me gustaría, claro, estar acompañado.

—¿Qué sitio le das a la soledad?

Para mí es muy importante la soledad, yo he estado solo mucho tiempo pero de manera intencionada, me gusta, me gusta, pero lo que pasa es que la soledad es traicionera y por momentos te da la puñalada y te dice, esto es más de lo que puedes aguantar pero a mí me gusta, soy una persona solitaria, lo he sido toda mi vida pero es cierto que cuando la soledad muestra la cara mala, es difícil.

—¿Con qué sueñas?

Además de la casita, que el mundo estuviera mejor, sin tener que avinagrarme, ya eso sería perfecto, pero bueno, eso es una utopía.

—¿De todos los personajes que interpretas, que queda de ellos dentro de ti?

He oído decir que quedan cosas, pero nunca soy demasiado consciente de ello, hasta que pasa el tiempo, quedan cosillas, de personajes, con el tiempo a veces aflora y reconoces que eso ocurre porque tiene relación con aquel personaje que estuviste haciendo, de esa vivencia pasada, en general creo que son cosas buenas, lo malo te ayuda a identificarlo y aparcarlos, y te dices, eso no quiero ser.

…Y entonces llegamos a la playa.

SANTO DOMINGO. El nombre de Wilfrido Vargas quedó inmortalizado en el “Paseo de las Luminarias” de México, donde dejó plasmada sus huellas y develó una estrella en su honor, lo que representa no solo un tributo a su trayectoria musical sino también al merengue y por consiguiente a la República Dominicana.

De esta manera el merenguero dominicano se unió así a las más de mil figuras que han sido condecoradas en la que es considerada la pasarela del “Hollywood Latino”.

Allí pueden apreciarse placas de reconocimiento a destacadas personalidades del cine, la televisión, el teatro, la música, el arte, la cultura, la sociedad y el deporte, entre los que destacan desde Mario Moreno “Cantinflas”, Chespirito, Ricky Martin, Juan Gabriel, Marco Antonio Solís, Julio Iglesias y Salma Hayek, entre otros.

Esta distinción a Wilfrido Vargas no solo es un logro personal como artista sino también una conquista para la música dominicana, especialmente el merengue y que pone en alto nueva vez el nombre de nuestro país en el extranjero.

Por años Vargas siempre se ha erigido en un embajador del merengue, especialmente en México, donde ha sido uno de los más mimados.

“De verdad que estoy sin palabras por esta distinción de nuestro hermano país de México, esta felicidad la comparto con mis compatriotas porque este lauro es de ellos, un reconocimiento al merengue”, proclamó Wilfrido Vargas.

El llamado “King del Merengue”, fue además la figura estelar musical en el cierre del Quinto Festival de la Cultura Maya, realizado, en Mérida, Yucatán, en donde este año tuvo a República Dominicana como país invitado de honor.

Wilfrido Vargas se ha caracterizado siempre por mantener una carrera artística muy activa y ascendente, para continuar llevando a su público lo mejor de su música, por lo que informó que su nuevo álbum ya está listo para entregarlo a su disquera en los próximos días, según una nota de prensa enviada por su oficina.

SANTO DOMINGO. Mucho se ha debatido de la preparación de las mujeres en la televisión. Algunos llegando a asegurar que muchas son solo hermosas, poniendo en dudas su capacidad intelectual, y asegurando que no han estudiado ninguna carrera universitaria.

Sin embargo, existe un grupo de mujeres profesionales, preparadas no sólo en el área de comunicación, sino que lo han alternado con otras profesiones, algunas muy distantes.

Según datos dados a conocer recientemente en un informe de la Oficina Nacional de Estadísticas, las mujeres son la porción poblacional que más preparada está a nivel profesional, detallando que actualmente de una matrícula de 580,981 personas que cursan estudios universitarios en la República Dominicana, el 62.8% son mujeres y 37.2 % son hombres, y esto se extrapola a todos los ámbitos, incluyendo la televisión.